lunes, 14 de enero de 2013

El contorno de ojos


Generalmente las mujeres no nos llevamos bien con el contorno de ojos ya que es el “chivato” de nuestros actos, nuestro estado de ánimo o de nuestros “excesos”.

Si estamos pasando por una etapa de mucho estrés, preocupaciones o simplemente no estamos descansando bien, todo el mundo se entera porque nuestro contorno de ojos se lo dice. Es por ello que hay que prestarle toda nuestra atención e intentar que mantenga la boca cerrada.

En el tratamiento de esta zona de nuestro rostro podemos tratar las arrugas, la flacidez del párpado superior, las bolsas de los ojos y también se pueden tratar las ojeras pero con peor resultado.

Para la flacidez del párpado superior podemos aplicar crema reafirmante.

Por descontado que el primer paso es hacernos con un buen contorno de ojos pero algo que sin duda nos ayudará a obtener mejores resultados es el como aplicarlo.

El contorno de ojos debemos utilizarlo por la mañana y por la noche. Si escoges bien el producto podrás utilizar el mismo y para ello debe ser lo más fluido posible. Esto te permitirá poder maquillarte y que a lo largo del día el maquillaje de esa zona no se cuartee y que por tanto no sean tan visibles las arrugas y, por otra parte, por la noche te permitirá acostarte sin sensación grasienta.

Durante la aplicación es importante realizarte un buen masaje. Te ayudará mucho crear hiperemia para activar la circulación de esta zona y con ello una mejor absorción del producto.

Debes realizar una fricción circular desde fuera hacia adentro, seguida de un pellizqueo en el lecho de las arrugas con los dedos pulgar e índice. El gesto sería como si quisieras quitar una pestaña pegada a la piel pero realizando una ligera presión. Con este sencillo gesto activarás la circulación de esta zona y el producto se absorberá mucho mejor.

Algo que ayuda muchísimo a descongestionar el contorno de los ojos es aplicar frío. Con un cubito de hielo realiza maniobras circulares alrededor de toda la zona, con esta maniobra conseguirás tensar y descongestionar y por tanto eliminar cualquier rastro de cansancio.

Un producto que es fantástico y que uso con regularidad es el Hialucósácido hialurónico, aceite de rosa mosqueta y vitamina E- con el uso continuado de este producto conseguirás rellenar las arugas.

Te recomiendo los siguientes productos:

Emulsión contorno de ojos
Hialucós


NOTA: Si tienes interés en alguno de estos productos y deseas información sobre el laboratorio, envíame un mensaje a tupielblog@gmail.com y con mucho gusto te proporcionaré el teléfono de contacto.

El labio superior o código de barras



Cuando las primeras arrugas del contorno de ojos aparecen, solemos relacionarlas con “arrugas de expresión”,  pero para algunas mujeres cuando aparece el “código de barras” es terrible, porque lo relacionan con los primeros síntomas de la vejez.

El mejor tratamiento para eliminar las arrugas del labio superior o “código de barras” es el relleno pero no siempre el relleno viene de la mano de las agujas ni del consiguiente coste económico.

Un producto maravilloso para este problema es el Hialucós. Encontrarás un post que publiqué sobre él recientemente y que te ampliará la información. Sigue todas las instrucciones y te garantizo que quedarás muy contenta con los resultados.

Y sobre todo no olvides que el secreto está en la constancia.


Te recomiendo:



Hialucós


NOTA: Si tienes interés en alguno de estos productos y deseas información sobre el laboratorio, envíame un mensaje a tupielblog@gmail.com y con mucho gusto te proporcionaré el teléfono de contacto.


miércoles, 19 de diciembre de 2012

Hialucós... y con él se obró el milagro


Si tuviera que definir este producto con una sola palabra sería: “milagroso”. El Hialucós es sin duda mi producto preferido y estoy segura de que si lo pruebas también lo será para ti.

Con una formulación de ácido hialurónico, aceite de Rosa Mosqueta y vitamina E, el Hialucós tiene multitud de aplicaciones. El ácido hialurónico posee la capacidad de retener el agua en un porcentaje equivalente a miles de veces su peso.

Si tu piel está deshidratada, excesivamente arrugada, sin luz y sin vida, el Hialucós es tu mejor aliado porque hidrata, regenera y rellena arrugas.

Si tu piel tiende a escamarse o, en algunas zonas del rostro -como por ejemplo alrededor de la nariz- te salen eczemas, el Hialucós lo solucionará en pocas aplicaciones.

Es ideal para eliminar cicatrices ya sean producidas por un corte, rasguños, caídas o quemaduras. La aplicación continuada del Hialucós eliminará o disimulará al máximo cualquier señal. Los cirujanos lo recomiendan para eliminar las cicatrices que causan sus intervenciones.

Si sufres una quemadura cocinando, refresca primero la zona y después aplícate una buena cantidad de Hialucós. En pocos minutos el dolor de la quemadura desaparecerá.

En cuanto al rostro te aconsejo varias formas de aplicarlo. 

La más fácil es aplicártelo antes de acostarte. Si te molesta acostarte con la piel demasiado “aceitosa”, la solución es aplicártelo en cuanto llegues a casa después de la limpieza facial. Hasta que te vayas a dormir habrán pasado algunas horas; si persiste todavía la sensación grasienta, date pequeños toques con un pañuelo de papel para eliminar el exceso de producto.

Una vez por semana, mientras estás mirando la televisión, leyendo un libro o simplemente haciendo las tareas de la casa, aplícate una buena cantidad de Hialucós en cara cuello y escote. Espera unos diez minutos y luego con una botella vaporizadora que habrás llenado de agua mineral –nunca del grifo- ve vaporizando la zona. Cada vez que veas que el Hialucós ha absorbido el agua repite la operación. Puedes tenerlo durante una hora sin problemas.

Si lo prefieres, también puedes usar  agua termal pero encarecerá el proceso. Toda el agua que el Hialucós va absorbiendo no solo servirá para hidratarte sino también para rellenar las arrugas.

Puedes realizar la misma operación pero sustituyendo el agua por hielo. Pasa un cubito de hielo por la zona, espera a que el agua desaparezca y repite tantas veces como quieras. Con el hielo aportarás igualmente el agua pero tu piel se beneficiará del efecto tensor que produce el frío.

Te garantizo que los resultados son espectaculares.

Si tienes las manos muy secas, deterioradas o excesivamente arrugadas, elimina primero el esmalte de uñas, aplícate una buena cantidad de Hialucós, ponte unos guantes de látex –los puedes encontrar en cualquier hipermercado- y espera al menos una hora. Los guantes por un lado te permitirán seguir con tus actividades (leer, cocinar, usar el teclado del ordenador, etc) y por otro, evitarán que la piel pueda respirar con normalidad, por lo que el poro se abrirá más de lo normal y el producto penetrará mejor.

Si tu problema son los pies porque los tienes agrietados o resecos, aplícate una cantidad generosa de Hialucós y ponte una bolsa de plástico para bocadillos –disponible en cualquier supermercado- y después ponte unos calcetines. Si lo deseas puedes aprovechar la estación en la que ahora estamos e irte a dormir con el producto puesto. Por la mañana verás el resultado.

Como ves, no exageraba cuando al principio de este post te decía que tenía multitud de aplicaciones y que para mí es milagroso.


NOTA: Si tienes interés en alguno de estos productos y deseas información sobre el laboratorio, envíame un mensaje a tupielblog@gmail.com y con mucho gusto te proporcionaré el teléfono de contacto.

domingo, 16 de diciembre de 2012

¿Sabes cuál es la tendencia de tu piel?



Una vez clasificada tu piel, es importante tener muy clara la tendencia, porque de ella se desprenderá el tratamiento.

Es imposible citarlas todas, pero pondré algunos ejemplos:

Piel grasa con tendencia acneica.
Piel grasa con tendencia a deshidratarse.
Piel alípica (sin grasa) con tendencia a deshidratarse.
Piel grasa con flacidez.
Piel seca con tendencia a descamarse.
Piel alípica con tendencia a arrugarse.
Piel perfecta pero con tendencia a centrar las arrugas en la zona peoricular (ojos).
...

Y así un sinfín. Si tienes clara la tendencia tendrás claro el tratamiento.

Imagínate que tu piel es muy blanca y con tendencia a salirte manchas solares: durante el día deberías usar una crema hidratante con factor solar 50 pero, por la noche, el tratamiento debería ser el apropiado para aclarar o eliminar las manchas ya existentes.

Otro ejemplo sería que tu piel fuese grasa y con tendencia a la flacidez: durante el día deberías usar una crema hidratante oil-free (libre de aceites) y por la noche una crema que te ayudara a mitigar la flacidez.

Si tu piel es perfecta pero con tendencia a que aparezcan demasiadas arrugas en la zona periocular: deberías usar una buena crema hidratante y, tanto de día como de noche, un buen contorno de ojos.

Un ejercicio que te puede ayudar mucho -y que siempre recomiendo- es el siguiente. Olvida por un momento el tipo de piel que tienes –grasa, alípica, seca, etc- y ponte delante del espejo. ¿Qué es lo primero que llama tu atención? ¿Son las arrugas? ¿Dónde las tienes? ¿Contorno de ojos? ¿Código de barras (labio superior)? O por el contrario, lo que llama tu atención son las manchas o la flacidez del rostro o del cuello.

Pues bien, ahí tienes tu tratamientoY no olvides que hay una cosmética para ti, sea cual sea tu piel o tu tendencia.

Y si tienes alguna duda, nada mejor que una buena profesional para aconsejarte. Si no sabes a quién recurrir, recuerda que en este laboratorio hay una cosmetóloga a tu disposición.

NOTA: Si tienes interés en alguno de estos productos y deseas información sobre el laboratorio, envíame un mensaje a tupielblog@gmail.com y con mucho gusto te proporcionaré el teléfono de contacto.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Piel grasa seborreica

Piel normal ... no existe



Se puede considerar como normal, una piel cuyos equilibrios físicos y químicos han resistido durante toda su existencia los ataques de los que es víctima el organismo desde su nacimiento. Es por ello que solo podríamos adjudicar a los bebés una piel normal, puesto que sería una piel perfecta.

Por lo tanto, si tú sueles clasificar tu piel como “normal”, que sepas que no existe.

Soléis clasificar vuestra piel como “normal“ cuando no es grasa pero tampoco alípica; o cuando no es del todo seca porque alguna zona de vuestro rostro es un poco más grasa, es decir, cuando no es una cosa ni la otra.

Dicen que un número muy elevado de mujeres no usan la talla correcta de sujetador. Pues bien, un tanto por ciento muy elevado tampoco usa la cosmética adecuada.

Si no quieres que esto te ocurra a ti, es muy importante que tengas tu piel bien clasificada.

En cuanto a la famosa “zona T” te puedo decir que, sea cual sea el tipo de piel, todas ellas serán distintas en dicha zona, es decir incluso una piel sin grasa tendrá más o menos grasa en la zona T.

Si no necesitas tratar tu piel con algún tratamiento específico, céntrate en una buena hidratación de día y una excelente nutrición de noche.

Otra cosa que por mi trabajo estoy viendo todos los días, es que algunas mujeres van a la moda de la cosmética, como si de unos pantalones o unos zapatos se tratara.  Algunas mujeres están aplicándose una determinada cosmética porque ha llegado a sus oídos que es lo último que se ha descubierto pero nuestra piel no puede seguir estas modas.

Si tu piel no está envejecida de manera alarmante, no uses productos que no necesitas por mucho que estén en boca de todos, porque algún día sin duda los necesitarás y entonces tu piel estará ya acostumbrada a ellos.

En este caso no te puedo aconsejar ningún tipo de producto porque este artículo está dirigido a todas las edades. Sí te diré, en cambio, que en estos laboratorios la persona que te atiende es cosmetóloga y ella te dirá con toda seguridad los productos que debes aplicarte, tanto para tu tipo de piel como para tu edad.

NOTA: Si tienes interés en alguno de estos productos y deseas información sobre el laboratorio, envíame un mensaje a tupielblog@gmail.com y con mucho gusto te proporcionaré el teléfono de contacto.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Piel alípica, un lujo a cuidar



Si tu piel es alípica (sin grasa) enhorabuena. Disfrútala, presume de ella pero cuídala con cariño y esmero.

Una piel alípica si está bien cuidada, es una piel de aspecto impecable, ausente de brillos, granos y matizada.

Sin embargo ¡atención! porque una piel alípica requiere tantos o más cuidados que cualquier otra piel. En esta piel, las glándulas sebáceas producen una cantidad insuficiente de sebo por lo que se reseca. 

A consecuencia de la falta de sebo, la piel aparece desprovista de su protección natural, por lo que los agentes externos y ciertos productos causan estragos en ella. Esta misma carencia de protección natural, puede dar lugar también a la deshidratación por la evaporación del agua de los tejidos.

Cuando una piel alípica le falta agua, se la denomina seca.

Durante el día deberías usar una crema hidratante con factor 30 de protección solar. Puede ser una crema específica para las arrugas o para la flacidez, según sea tu caso, y por la noche, una buena crema nutritiva.

En cuanto a la limpieza, también es una piel muy agradecida. A no ser que tu ambiente de trabajo sea muy graso (cocinas, talleres), no es una piel que necesite a menudo limpiezas en produndidad.

Otra cosa es la exfoliación, necesaria en todo tipo de piel ya que nos asegura una piel oxigenada y exenta de pieles muertas, lo que favorecerá la absorción de cualquier tratamiento posterior.

Un producto que le va de maravilla a este tipo de piel es el Hialucós (en breve publicaré un artículo sobre él). Hay que aplicarlo por la noche y los resultados te prometo que son espectaculares.

Productos que te recomiendo:

Crema Dmae factor 30 (hidrata y trata la flacidez)
Crema hidronutritiva factor 30
Resfyl day (proteoglicanos, lo último en cosmética)
Hialucós

NOTA: Si tienes interés en alguno de estos productos y deseas información sobre el laboratorio, envíame un mensaje a tupielblog@gmail.com y con mucho gusto te proporcionaré el teléfono de contacto.